Make your own free website on Tripod.com

ABC.

Uniéndose a las conmemoraciones que se organizan en honor de José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, nuestra publicación presenta unas páginas del famoso diario español ABC de octubre y noviembre de 1938 dedicadas a los dos egregios líderes. Para poder leer su contenido coloque el cursor sobre cada una de las imágenes y presione su botón derecho. Aparecerá una imagen más grande y en la parte inferior derecha un dibujo con flechas para aumentar su tamaño.

 

De la colección de nuestro colaborador José Luis Reyes.

19/XI/04

 

 

Los funerales de Carlos de Habsburgo.

L'IIlustration.

El 5 de abril tuvo lugar, en Funchal, con un tiempo soleado en los inicios de la primavera, los funerales de Carlos de Habsburgo. Del cuarto del pueblo Rocha Machado, donde murió, el cuerpo del antiguo emperador fue transportado y expuesto en la capilla, convertida en capilla ardiente, que había acondicionado recientemente en la propiedad a fin de evitar, a la familia imperial, el largo trayecto hasta la iglesia para asistir a los oficios. El féretro estaba cubierto con una bandera austriaca, la cual desapareció entre las hierbas y flores.

Una magnifica corona había sido enviada por el rey de España.

Sobre todo el trayecto, el cortejo era aclamado respetuosamente; en la villa, todos los trabajos fueron suspendidos durante todo el día.

Alrededor de la emperatriz Zita, que conducía el duelo, estaban sus hijos mayores: el archiduque heredero Othón, la archiduquesa Adelaida y el archiduque Roberto.

La ceremonia religiosa se organizó en la pequeña iglesia del Monte, donde el cuerpo estaba tendido en una cueva provisional.

La simplicidad de los funerales ofrece un impresionante contraste, cuando se compara con el solemne protocolo que se acostumbraba, en parecidas circunstancias, en la corte de Viena.

El cuerpo embalsamado de Carlos de Habsburgo, fue colocado, por un enviado de Austria, en una urna de cristal, la cual estaba colocada dentro de un cofre de plata. Un escultor portugués hizo un molde del rostro del monarca fallecido.

En Budapest, el partido realista decidió considerar al príncipe Othón como el legítimo sucesor de Carlos al trono de Hungría.


La emperatriz Zita fotografiada el 27 de enero,
 frente a la iglesia de San Francisco el Grande.
(L'Illustration, No. 4118. El 4 de febrero de 1922)

5/X/04

 

 

Pío XI, alpinista.

José Luis Reyes.


Montañista, bibliotecario, Papa.

Después de su elección, fue el primer Papa en bendecir, desde el balcón exterior de San Pedro, a la multitud que se congregaba en la plaza, rompiendo con una tradición de cuarenta años. Los anteriores pontífices, León XIII, San Pío X y Benedicto XV, no lo hicieron, pues se consideraban "prisioneros del Vaticano". 

Aquiles Ratti, montañista y bibliotecario; también diplomático que no huía ante los peligros, lo demostró en Polonia cuando los rusos invadieron llegando hasta Varsovia. Algunos datos de la vida del reconocidísimo pontífice de las entre guerras, encontramos en la interesante obra del escritor norteamericano Francis Sugrue "Los Papas del Mundo Moderno". 

Disciplinado y buen deportista así fue Aquiles Ratti.. Nos cuenta Sugrue, en su libro que Pío XI "había trepado por los Alpes en sus tiempos llegando a ser un escalador de primera categoría. 'Hay pocos recreos más completos para el cuerpo y la mente -decía el sacerdote que llegaría a Papa-, y más recomendables, que la práctica de un poco de alpinismo'.

"Ratti, otro sacerdote y dos guías fueron los primeros en escalar el Monte Rosa, desde el este o lado italiano, y lo hicieron por una ruta completamente nueva. El Monte Rosa se encuentra en la frontera italo-suiza; su pico más alto es el Dufour, de 15.400 pies (unos 5.130 metros) de altura, y el ascenso por el lado italiano es considerado muy difícil. Efectivamente, había algunos expertos que consideraban que la subida debía se prohibida: que no debía emprenderse ni aun bajo condiciones favorables. Pero Pío XI no era ningún escalador dominguero; era el más cuidadoso y serio de los montañeros. En su asalto al Monte Rosa aplicó la eficiente programación del detalle que había aprendido en la biblioteca del Vaticano. Lo estudió todo: los informes de otros escaladores de la misma montaña, las excentricidades geológicas del monte y sus nieves y hielos, los antojos de los aludes, la traicionera vigilancia de las grietas, la femenina inconstancia del tiempo.'La idea de intentar una jugada de suerte, nunca pasó por nuestras mentes -dijo Aquiles Ratti-. El montañismo no es la persecución del riesgo, sino... simplemente una cuestión de prudencia, de un poco de valor y de amor a la Naturaleza y a sus bellezas escondidas.'

"El padre Ratti, acompañado por el doctor Luigi Grasselli, sacerdote amigo, y dos guías, empezó la ascensión a la una de la tarde del 29 de julio de 1889. A las siete la partida había alcanzado los 10.000 pies (unos 3.300 metros), y descansó hasta la una de la madrugada. Cuando prosiguieron la ascensión 'un silencio solemne reinaba a todo nuestro alrededor, las estrellas brillaban resplandecientes en el azul infinito y aterciopelado del cielo. Las enormes masas que nos rodeaban y sus gigantescas sombras se proyectaban hacia adelante mezclándose sobre las extensiones de hielo y nieve'.

"A las ocho y media de la tarde esperaron con la noche y el viento sobre un saliente rocoso a 15.180 pies sobre el nivel del mar. 'No era el más cómodo de los sitios de descanso -explicó más tarde el padre Ratti-, pero  era perfectamente seguro para cualquiera que tuviera una razonable seguridad en sí mismo. Era imposible dar un paso en cualquier dirección. Al sentarse, los pies colgaban en el espacio; teníamos empero sitio para golpear con los pies, mientras cuidáramos de no perder el equilibrio. Y esta gimnasia elemental era de todo punto necesaria...el frío era intenso. No puedo calcular la temperatura exacta, pero servirá de indicio el saber que nuestro café se había helado, y el vino y los huevos se le parecían en que no eran comestibles ni potables. Tuvimos que recurrir de nuevo al chocolate y a una generosa cantidad de excelente kirsch que todavía nos quedaba.

'En tal sitio y con semejante temperatura hubiera sido la peor de las imprudencias permitir que el sueño nos venciera. Pero ¿quién hubiera deseado dormir en un aire tan puro que nos penetraba hasta los tuétanos, y con la escena que teníamos delante de nosotros?

'A esta altura en el centro del mayor de los grandes teatros alpinos, en esta atmósfera pura y transparente, bajo este cielo del azul más fuerte, iluminado por el creciente de la luna y centelleante de estrellas, tan lejos como la vista podía alcanzar, en este silencio..., ¿cómo podíamos pensar en las fatigas soportadas, y mucho menos quejarnos de ellas?

'Allí estábamos absortos en nuestros pensamientos; cuando el perfecto silencio fue roto por un sonido más poderoso que un gran trueno. Era un alud que se estaba soltando y cayendo por debajo de nosotros, pero demasiado lejos para causarnos cualquier contratiempo. Horrorizados y sorprendidos, escuchamos atentamente el terrible sonido de destrucción, cuya visión nos era negada,  a medida que la enorme masa, siempre creciente en volumen, se precipitaba hacia las profundidades... hasta que llegó al glaciar inferior...

'Y debíamos tener la oportunidad de disfrutar desde esta altura del espectáculo, bello en todas partes, del amanecer de un espléndido día; debíamos presenciar la primera difusión de la luz, ver los preciosos tintes creciendo en el Este, el sol apareciendo en todo su esplendor entre los picachos, y sus rayos desparramándose cual imperial manto sobre mil vertientes de hielo y nieve, iluminándolas con una maravillosa mezcla de espléndidos colores.

'Era bastante para volver loco a un pintor... y para nosotros era tiempo de proseguir la ascensión al pico'.

 

 
El 6 de febrero de 1922, da su primera bendición
desde el balcón exterior de la basílica de San Pedro.

 


El 12 de febrero, después de su coronación,
 bendice al pueblo romano.

26/II/04

 

 

Se está exhibiendo en algunos cines mexicanos una triste película dedicada a Su Santidad Pío XII titulada Amén. El tema es el de la "amistad" que hubo entre el Papa y el Nazismo durante la Segunda Guerra Mundial y el silencio que guardó el pontífice sobre los crímenes que se cometieron contra los judíos. Para anular en lo que se pueda los efectos del filme, "Realidad Mundial" presenta un artículo dedicado al rabino que, librado de caer junto con otros muchos compatriotas suyos en los campos de concentración alemanes, se convirtió al catolicismo y se bautizó con el nombre de Eugenio.

El rabino que se rindió a Cristo gracias al testimonio de Pío XII.

Vittorio Messori.


Eugenio Zolli rabino jefe de Roma
hasta septiembre de 1944.

Cuando en abril de 1986 Juan Pablo II visitó la sinagoga de Roma nadie lo mencionó. Y no sorprende, porque se trata de un nombre y de una historia sobre los que ha caído el más riguroso silencio: por la parte judía, como es humano y comprensible. Pero también por la parte católica, lo que sorprende un poco más. Veamos, ¿cuántos saben que el predecesor del rabino Elio Toaffm en tiempos de Pío XII, es decir, el rabino-jefe Israel Zolli, en 1945 no solamente pidió hacerse católico (junto con su mujer y su hija), sino que incluso en su bautizo quiso asumir el nombre de Eugenio, en honor al Papa Pacelli y a la caridad que éste había mostrado durante la persecución a su pueblo? Nos encontramos de bruces como la antileyenda negra del Papa Pacelli.

El «caso Zolli» está entre los más singulares, también, por el silencio absoluto del que ha sido objeto. Ha tenido que pasar medio siglo desde que se bautizara en una capilla lateral de la basílica romana de Santa Maria degli Angeli para que alguien le dedicara un libro. Y su autor no es ni siquiera italiano, como parecería obvio, sino una judía americana que vive en Francia, y como él, también conversa al catolicismo. La mujer se llama Judith Cabaud y el libro se titula «El rabino que se rindió a Cristo.»

Este verano, aprovechando las vacaciones, quise conocer a esta mujer, que tiene nueve hijos, uno de ellos sacerdote. Vive con su marido en una especie de fascinante y un poco decadente castillo neomedireview, de estilo wagneriano, en el centro de Francia, cerca de La Palisse. Madame Cabaud, crecida en una familia de judíos observantes originarios de Polonia y emigrados a Nueva York decidió escribir la biografía de Zolli porque se vio reflejada en su itinerario espiritual. En efecto, también para ella la petición del bautismo fue un punto de llegada, lógico y coherente, del hecho de ser judía. El rabino-jefe de Roma rechazó siempre con firmeza que le consideraran un «renegado» que había abandonado la fe de sus padres, «lo mío -repetía- no ha sido una conversión, sino un llegar allí donde me llevaba irresistiblemente el estudio de las profecías mesiánicas en la Sagrada Escritura».

De hecho, Zolli fue un gran biblista. En 1938, cuando era rabino-jefe en Trieste, y no había sido llamado todavía a Roma, publicó, en una pequeña editorial de Udine, un libro, «El Nazareno», que no ha vuelto a ser reimpreso, como ninguno de los otros suyos. No sólo sobre su vida, sino que sobre toda su obra ha caído un pesado silencio. Es un verdadero pecado, pues precisamente gracias a su preparación en la literatura religiosa hebrea, de la que era profesor en la Universidad de Padova, Zolli hace una lectura de la figura de Jesús en la perspectiva misma de su pueblo, mostrando su novedad, su carácter extraordinario junto con la continuidad en relación con la enseñanza de Israel. Y aunque seguía honradamente como jefe religioso de su Comunidad, se sentía «cristiano, precisamente porque soy israelita hasta el fondo». No llevaba una doble vida, en cuanto que no sentía contradicción entre la Escritura judía y su continuación y culminación en la cristiana. También él, como Henri Bergson no quiso pedir el bautismo en aquellos años tan dramáticos para su pueblo. Cuando terminó la guerra y se conoció su petición del bautismo, se desencadenó contra él una campaña de calumnias, entre las que se criticaba la dirección de la Comunidad durante los meses trágicos de la ocupación nazi de Roma. Ateniéndonos a esta biografía, se trata de acusaciones injustas, cuando no de difamaciones, con tal de descalificar al «apóstata».

Fue Cristo mismo quien puso fin a su servicio como rabino-jefe. Fue en el día de la expiación, el Yom Kippur, de septiembre de 1944, el primero tras el final de las leyes racistas fascistas, y de la persecución nacionalsocialista. Hacia la mitad de la larga ceremonia litúrgica, precisamente en el centro de la gran sinagoga romana, el Gran Rabino, revestido con sus ornamentos sagrados, vio a Cristo revestido con una larga túnica blanca que le decía: «Tú estás aquí por última vez». A Zolli sólo le quedaba obedecer, aun sabiendo que las consecuencias serían muy duras.

Tras una campaña de difamaciones, tras numerosos intentos para convencerlo de que regresara (según el testimonio del jesuita Paolo Dezza, que luego sería cardenal, vinieron judíos americanos ofreciéndole todo lo que quisiera con tal de que se lo volviera a pensar), se siguió un ataque contra su persona de tal calibre que la narración de su conversión, «Antes del alba», sólo apareció en inglés en los Estados Unidos y nunca se ha traducido al italiano. Como me decía Judith Cabaud: «¡Quién sabe si cuando entraba en aquel templo en 1986, Juan Pablo II conocía el testimonio siempre lúcidamente repetido de Zolli, de que allí se le había aparecido Cristo, del que el Papa es Vicario! Es tal el silencio que ha sepultado aquel acontecimiento que no me extrañaría que el Papa mismo no tuviera de él más que alguna noticia imprecisa.»

En la presentación de este libro que rompe por primera vez ese larguísimo silencio de décadas, me he visto obligado a advertir: «Esté tranquilo quien tema que la autora, quizá llevada por el indiscreto fervor de los neófitos, busca levantar viejos muros. Todo lo contrario. Su deseo es el de derribarlos, obligándonos a reflexionar sobre la posibilidad que en ella se ha hecho vida plena, a saber, que el Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob no es otro que el Dios de Jesucristo.»

Descubrir la aventura de este hombre es una tarea ecuménica. Nadie mejor que un biblista judío, como era Zolli, puede ayudarnos a redescubrir la raíz hebrea que sustenta la fe cristiana. Por tanto, ni polémicas ni fáciles apologéticas si aventuramos que en este caso los católicos pueden encontrar provecho espiritual. Incluso volviendo a publicar sus escritos, lo que sería un servicio a la verdad. Y al diálogo auténtico, que no puede darse allí donde se ocultan algunas cosas.

de "La Razón".

25/VII/03

 

 

La imagen y la realidad de Lula.

José Antonio Guerrero.

Se expone, a nivel internacional, como una imagen exitosa al presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, de simple obrero metalúrgico logra conquistar en la cuarta ocasión la presidencia de su país, postulado por un partido de izquierda -Partido del Trabajo-, se convierte en un modelo internacional. En diversos foros proyectan su imagen; como fue en la pasada Cumbre Reformista de Gobernación, realizada en Londres del 11 al 14 de julio, donde asisten 14 jefes de Estado; por Iberoamérica participan Ricardo Lagos de Chile, Néstor Kirchner de Argentina y Lula que acapara la atención de los periodistas.

El efecto Lula lo promueve la comunidad financiera internacional -CFI- que también fomenta la globalización y el neoliberalismo, pretende demostrar como un jefe de Estado izquierdista cumple con las medidas impuestas por sus dos brazos ejecutores: Fondo Monetario Internacional -FMI- y Banco Mundial -BM-. La CFI se vale de sus propios instrumentos para proyectarlo, así es que muchos medios de comunicación abren sus espacios y lo presentan como estadista y líder de Iberoamérica, y además intentan neutralizar con esto las críticas que reciben por la imposición del capitalismo salvaje.

Algunos de los señalamientos más significativos sobre Lula son los siguientes:

1.- En sus primeros cien días la CFI se muestra complacida por las medidas ortodoxas en materia fiscal y monetaria que aplica. En abril The Wall Street Journal publicó que, en materia económica Lula era "más papista que el Papa" pues sus políticas son  más conservadoras que los anteriores gobiernos de derecha. Agrega este diario que el tipo de cambio se revalúa en 10.3%.

2.- Por su parte, The New York Times señala que en dos ocasiones ha subido las tasas de interés, afirma que esta medida genera confianza en Lula y que para este año el incremento de precios no rebasará el 8.5% y serán 4 puntos por debajo en relación al año pasado.

3.- The Associated Press le festeja al mandatario de Brasil las tres reuniones con los presidentes de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela; en donde se acordaron los medios que se utilizarán para establecer un mercado libre en la zona.

4.- El periódico madrileño El Mundo publicó que un grupo de diputados socialistas recogen la propuesta que realiza Lula ante el G-8 de cobrar un impuesto especial, por la venta de armas, para destinarlo a un fondo de combate a la pobreza y hambre en el mundo.

5.- Varios analistas internacionales sostienen que la reunión de Lula con Bush en Washington le dejó claro a E.E.U.U. que Brasil es un factor determinante en el conflicto colombiano y en la crisis venezolana.

6.- El poderoso diario español El País presenta con frecuencia reportajes y entrevistas de Lula, y declaraciones como la siguiente: "Sin duda Bush no es el presidente que a mí me gustaría, y seguro que tampoco yo soy el presidente que él desearía, pero tenemos que entendernos".

7.- Recibe Lula el premio Príncipe de Asturias de "Cooperación Internacional, por su admirable pasado de lucha por la justicia y por convertirse en un 'símbolo' de una gran esperanza". Hubo 14 candidatos, de los cinco continentes, que buscaban esta presea. El año pasado se le entregó a Fernando Henrique Cardoso.

8.- Emite grandes elogios la CFI a Lula por la presentación del proyecto de reforma tributaria. Con el proyecto se busca organizar el sistema impositivo y lograr así una carga más equitativa para la industria y las exportaciones y evitar la evasión fiscal. Brasil tiene una deuda de más de 250 mil millones de dólares, el solo pago de intereses es una carga espantosa para el presupuesto. Esta reforma pretende que de las 44 tasas del valor agregado sólo queden 5.

La popularidad internacional de Lula no corresponde con la aceptación de los brasileños. A los tres meses alcanzaba el 53% de apoyo. En la encuesta de los seis meses realizada por Datafolha consigue un 42% de aceptación.

Hay tres hechos que marcan la realidad y problemática que enfrenta Lula.

1.- El 8 de julio se inicia una huelga, de 400 mil burócratas federales, para rechazar la reforma presentada ante la Cámara de Diputados el pasado 30 de abril por el líder brasileño. Esta iniciativa pretende la jubilación integral, aumentar la edad de retiro de los trabajadores y aplicar impuestos a los salarios de los jubilados. Las pensiones consumen el 4% del PIB. Se cree que la mayoría del congreso aprobará esta ley.

2.- En los primeros días de julio, el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra -MST- regresa a sus armas de lucha: bloqueo de carreteras, invasión de fincas, marchas en las ciudades, ocupación de oficinas gubernamentales, robo en caminos por donde se transportan alimentos y saqueo a supermercados. El gobierno no frena estos actos delictivos y muestra su simpatía por el MST. La petición de los campesinos es que un millón de familias rurales reciban tierras agrícolas, para que de esta forma cumpla Lula una de sus promesas de campaña.

3.- Estudios de la Oficina Federal de Estadística señalan que en los seis meses del gobierno de Lula el desempleo alcanzó los niveles más altos en los últimos 17 años. En la ciudad más industrializada, San Paulo, se tiene desempleada al 20% de la población económicamente activa. El gobernante izquierdista instrumenta el "Plan Hambre Cero", su principal bandera como candidato. A cinco meses de su aplicación los resultados son magros, no existe un padrón de personas que deberían recibir un bono de 20 dólares mensuales para alimentación, con este bono se beneficiarían a más de 50 millones de pobres, actualmente sólo lo reciben unos cuantos miles. La oposición critica que estos fondos son destinados para incrementar el PIB. Lula señala que la burocracia es la culpable por frenar la entrega de tales bonos; al frente de este programa está José Dirceu -famoso ex guerrillero y ex marxólogo-.

La imagen y la realidad de Lula tienen dos lecturas: la CFI le abre sus espacios en los medios de comunicación para proyectar la imagen del obrero metalúrgico que llega a la presidencia de su país, además se sujeta a los lineamientos del FMI y BM. Para los brasileños, quienes observan la caída de su capital político, se desvanece con las promesas de campaña aún no cumplidas.

Para muchos cariocas Lula es el presidente de los pobres, que es impuesto y patrocinado por los ricos, debido a su sometimiento a las medidas draconianas del FMI y BM. Este presidente tiene tiempo suficiente para presentar sus programas de beneficio a los pobres, de no concretar estas políticas públicas estaremos presenciando su derrumbe, y la CFI buscará a otro jefe de Estado para que sea su paradigma. De ser así estaremos viendo, una vez más, como se pisotea la dignidad de la población más necesitada.

25/VII/03

 

 

Richard Perle, Príncipe de las Tinieblas.

José Luis Reyes.

"El Príncipe de las Tinieblas" así se le califica internacionalmente a Richard Perle, prohombre de la administración Bush, héroe nacional de Israel, amigo personal de Ariel Sharon y Netanyahu, portaestandarte del sionismo internacional, enemigo declarado del pueblo iraquí y de todos aquellos que se opongan a su campaña belicista con la que pretende inundar de sangre al Medio Oriente, ha renunciado a su cargo de asesor del Pentágono.

Junto con su camarilla se ha jugado la carta - magna - de la guerra. Tan sutil, en un principio, y organizado para llevar a los Estados Unidos a una guerra, que beneficia más a Israel  que al pueblo norteamericano; tan hábil en el uso de la televisión y la prensa escrita, en el reparto de dólares y amenazas; tan constante en el recordar a sus compatriotas la necesidad de acabar con el "terrorismo" iraquí, hace creer a muchos que dice la verdad. Pero nosotros no tenemos derecho a caer en la credulidad del ingenuo ignorante. Que los yanquis o los británicos se dejen engañar, pero nosotros... 

Los medios no han podido ocultar lo que Perle ha preparado, durante años, para llegar a la situación en la que se halla el mundo. Con ojo de halcón (perdón) podemos ver las acciones del ex asesor de Bush. En los meses que antecedieron a la guerra trató de no dejar títere con cabeza. Sus declaraciones en las últimas semanas han procurado descabezar a más de uno.

En un artículo aparecido en el semanario Spectator da gracias a Dios por la "muerte de las Naciones Unidas" y en la entrevista que concedió al diario alemán Berliner Zeitug el 26 de marzo llamó a la ONU "reunión de parlanchines a orillas del Hudson".

En el pasado diciembre dirigió sus baterías contra Alemania al afirmar que: esa nación no era un aliado confiable y que el 'no' de Berlín a una guerra contra Irak, significaría de facto un apoyo a Saddam (semanario Die Zeit). En febrero comentó que "Alemania ya no jugaba ningún papel y que se ha vuelto "irrelevante" (Süddeutsche Zeitung). El canciller alemán, Gerhard Schröder, dijo en una rueda de prensa: "No estoy dispuesto a comentar las ideas del señor Perle o de cualquier otra persona publicadas en entrevistas" y agregó que "Alemania asumirá sus responsabilidades internacionales bajo el auspicio de la ONU".

En octubre del año pasado el Sr. Perle pidió la renuncia del gobernante alemán Gerhard Schroeder para subsanar el deterioro de las relaciones germano - estadounidenses.

También el destacado periodista Seymour Hersh recibió su andanada al ser acusado de "terrorista". Grave calificativo, ya que en los Estados Unidos cualquier persona acusada de terrorista puede ser encarcelada sin juicio, ni audiencias, ni pruebas por tiempo indefinido.

Tenebrosa ha sido la vida de Perle. Salta por ahí un despido por pasarle a la embajada de Israel documentos secretos, la National Security Agency lo halló con los documentos en la mano y tuvo que salir de la oficina del Senador Henry Jackson. Posteriormente trabajó para la Empresa de Armamentos Israeli Soltam que vende armas de alta tecnología a varias naciones sin el permiso de las fábricas que originalmente los producen. (¿Quién asesora a la Casa Blanca? de Mario López Ibáñez. www.mundoárabe.org).

En 1983, siendo secretario asistente para el Ministerio de Defensa, le imputaron cargos - y fue investigado - de haber recomendado que el ejército comprara armas de una empresa israelí cuyos dueños le habían pagado una cuota de $50,000 solamente dos años antes (Richard Perle llama terrorista al destacado periodista Seymur Hersh de Bill Van.  word socialist web site)

Hersh, acusado de terrorista por Perle, comenta en un artículo publicado en la revista New Yorker que "Perle usó su puesto en la Junta para los Programas de Defensa, además de su influencia en los planes de guerra del gobierno de Bush, para lograr millones de dólares en inversiones de comerciantes sauditas en una empresa de capital arriesgado de la cual es socio dirigencial. La empresa, Trireme Partners, L.P., se especializa en la seguridad de la defensa de la nación".

En los siguientes párrafos se utilizan mucho las comillas, pero creo necesario hacer la cita completa para que no haya duda de lo que se afirma.

Lyndon LaRouche, político norteamericano,  a través de su comité de campaña, el 9 de septiembre del 2002, agrega a la obscura vida de Perle una grave acusación sobre su participación en el caso Pollard y la guerra contra Irak. 

Dice: "El 8 de julio de 1996, Richard Perle, quien ahora encabeza la Junta sobre Política de Defensa del Pentágono, un grupo de asesoría bajo el subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz, le presentó un documento al entonces primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, detallando una nueva política exterior israelí, de repudio a los Acuerdos de Oslo y al concepto subyacente de "tierra por paz". El documento también planteaba la anexión permanente de toda la Ribera Occidental y la Franja de Gaza, y la eliminación del régimen de Saddam Hussein en Bagdad, como un primer paso para derrocar o desestabilizar a los gobiernos de Siria, Líbano, Arabia Saudita e Irán. El documento se preparó para el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticos Avanzados (IEEPA), un centro ideológico con sedes en Jerusalén y Washington, y financiado por Richard Mellon Scaife. Los autores del documento —titulado "Un rompimiento limpio: Una nueva estrategia para asegurar el reino"— fueron Perle, Douglas Feith, actual secretario auxiliar de Defensa encargado de política; David Wurmser, asesor especial de John Bolton, negociador de control de armas del Departamento de Estado; y Meyrav Wurmser, ahora director de política para el Oriente Medio del Instituto Hudson.

"Dos días después de Perle entregarle este plan de política exterior, Netanyahu, a la sazón primer ministro de Israel, pronunció un discurso ante una sesión conjunta del Congreso de los EU, en el que se hizo eco del plan del IEEPA. Ese mismo día, el Wall Street Journal publicó extractos del documento del IEEPA, y el día siguiente, el 11 de julio de 1996, este periódico le dio su respaldo editorial al documento de Perle.

"A partir de febrero de 1998, el gobierno británico del primer ministro Tony Blair emprendió un esfuerzo concertado con el gobierno de Netanyahu en Israel, y las redes de los agentes de influencia israelí de Perle en los EU, para inducir al presidente William Clinton a lanzar una guerra contra Irak, precisamente en los términos que se le plantearon a Netanyahu en el documento 'Un rompimiento limpio'. La guerra se lanzaría por las 'armas de gran poder destructivo' supuestamente en manos de Irak. Los inspectores de armas de las Naciones Unidas a la sazón todavía seguían activos en Irak.

"Para impulsar el proyecto de guerra, el secretario de Relaciones Exteriores de la Gran Bretaña, Robin Cook, emitió un mentiroso 'informe oficial' sobre las acciones iraquíes para obtener armas de gran poder destructivo. El 19 de febrero de 1998, Richard Perle y el ex congresista Stephen Solarz presentaron una 'Carta abierta al presidente' en la que exigían una movilización total encabezada por los EU, para 'cambiar el régimen' de Bagdad. El peligrosamente incompetente plan militar para derrocar a Saddam que apareció en la 'Carta abierta', lo revivió no hace mucho la red de 'gallinazos' en la oficina del secretario de Defensa que comanda Perle, pero el Estado Mayor Conjunto lo rechazó de plano. Entre los firmantes de la carta original de Perle y Solarz se encuentran los siguientes funcionarios actuales del gobierno de Bush: Elliot Abrams (Consejo de Seguridad Nacional), Richard Armitage (Departamento de Estado), John Bolton (Departamento de Estado), Doug Feith (Departamento de Defensa), Fred Ikle (Junta sobre Política de Defensa), Zalmay Khalilzad (Casa Blanca), Peter Rodman (Departamento de Defensa), Donald Rumsfeld (Secretario de Defensa), Paul Wolfowitz (Departamento de Defensa), David Wurmser (Departamento de Estado) y Dov Zakheim (Departamento de Estado).

"El presidente Clinton rechazó la solicitud de ir a la guerra en de 1998, lo que hizo rabiar a Netanyahu y a Blair.

"El 6 de agosto de 1998, Angelo Codevilla, coodirector del IEEPA en Washington (junto con David Wurmser), escribió un editorial en el Wall Street Journal, exigiendo la libertad del espía israelí convicto Jonathan Pollard. Codevilla argumentó que Pollard tuvo razón en darle material clasificado de los EU a Israel, por la amenaza que representaba Saddam Hussein. Días más tarde, dos miembros del gabinete de Netanyahu contactaron al vicepresidente Al Gore, para exigir la liberación de Pollard.

"El presidente Clinton, tras rechazar nuevamente, en noviembre de 1998, la exigencia de Netanyahu y de Blair de ir a la guerra —bajo la presión de la embestida del juicio político en su contra, encabezada por el aparato financiado por Mellon Scaife—, por fin cedió y autorizó la Operación Zorro del Desierto en diciembre de 1998, cuando regresaba de un viaje a Israel a bordo del avión presidencial. Pero los 70 días de bombardeo no eliminaron al régimen de Saddam Hussein, y el asunto permaneció en estado latente durante los 3 años siguientes... hasta el 11 de septiembre de 2001.

"Minutos después de los ataques del 11 de septiembre contra Washington y Nueva York, las mismas redes de los EU ligadas a Pollard que habían trazado la política exterior de Netanyahu, se pusieron en pie de guerra, exigiendo que el presidente Bush se lanzara contra Irak, a pesar de que, hasta la fecha, no hay pruebas plausibles que vinculen a Irak con los ataques de guerra irregular de septiembre de 2001. Al instante, el gobierno israelí de Sharon declaró que los ataques los había ordenado Saddam Hussein, e instó a lanzar ataques de represalia a gran escala contra Bagdad.

"El 22 de septiembre de 2001, en una reunión en Campo David con el presidente Bush y la mayor parte del gabinete, el subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz febrilmente propuso lanzar una guerra contra Irak. Wolfowitz ingresó al círculo íntimo de George Bush un año antes de las elecciones de 2000, por iniciativa del ex secretario de Estado George Schultz. Para 1999, Wolfowitz y Condolezza Rice ambos estaban a cargo de juntar al equipo de política exterior y de seguridad nacional de la campaña de Bush, mismo al que la señorita Rice le puso el mote de 'Los vulcanos'. Wolfowitz de inmediato metió a Richard Perle, agente de influencia israelí y miembro del 'Comité X', en los círculos más íntimos del entorno de Bush, desde donde se ha ocupado de vender el plan de política exterior de Israel y Netanyahu desde el principio. Entre sus recientes fechorías, Perle organizó la sesión de la Junta sobre Política de Defensa del 10 de julio de 2002, en la que se exigió purgar del Estado Mayor Conjunto a todos los oponentes a la guerra contra Irak, y se propuso que las Fuerzas Armadas de los EU tomaran y ocuparan los campos petroleros de Arabia Saudita, y un rompimiento total con la dinastía Saud, tal y como había propuesto su documento de 1996 para el IEEPA, 'Un rompimiento limpio'.

"Este no es sino el más breve resumen de la gran cantidad de pruebas a mano. La actual campaña para inducir al presidente Bush y al Congreso de los EU a irse a la guerra contra Irak, una guerra que de seguro desatará un 'choque de civilizaciones', es una continuación directa del caso Pollard. Así, presionan al presidente Bush —desde dentro de su propio aparato de seguridad nacional— para que adopte la política exterior ¡del Likud de Israel! ¿Qué nación dicta la política de los EU? Este es un fraude escandaloso, mucho peor que el supuesto incidente del golfo de Tonkín de finales de los 1960.

"Desde que Perle, Feith, los Wurmser, y demás, primero le entregaron la política de 'Un rompimiento limpio' a Netanyahu, la obsesión de esta turba ha sido inducir al gobierno de los EU a adoptarla y aplicarla. Todos sus anteriores intentos fracasaron, hasta que el 11 de septiembre de 2001 se creó un nuevo marco para revivir e impulsar esta política, so pretexto de la 'guerra al terrorismo'. ¿No lleva esto a preguntarse quiénes fueron los verdaderos y misteriosos autores de los ataques del 11 de septiembre? ¿Cuáles son los vínculos entre los sucesos del 11 de septiembre y la ofensiva subsiguiente que no amaina para ir a la guerra contra Irak?

"Desde Perle y Faith, hasta otros que impulsan el plan Netanyahu desde fuera del gobierno —incluyendo a Frank Gaffney, Steven Bryen y Michael Ledeen—, todo los que conforman este equipo se cuentan entre los principales sospechosos del aparato de espionaje israelí que le encomendaron a Jonathan Pollard robar los secretos de seguridad más preciados de los EU, desde dentro del aparato de seguridad nacional de Reagan y Bush. Eludieron el enjuiciamiento, y después surgieron como 'Los vulcanos', asignados a 'enseñarle' al presidente Bush los pormenores de política exterior y de seguridad nacional".

¿Qué más se puede añadir? Richard Perle "El Príncipe de las Tinieblas". 

29/III/03 

 

 

El siguiente texto podrá parecer fuera de tiempo. "Realidad Mundial" buscó información sobre el homenaje que se le hizo a Hugo Wast desde la inauguración de la feria del libro católico. Hicimos todo lo posible por comunicarnos con la IV Exposición del Libro Católico pero no se consiguió el enlace. Lo que publicamos a continuación tiene que ver con el escándalo provocado por algunos izquierdistas por la muestra de libros como El Kahal y Oro que se hizo durante el reconocimiento. Aunque han pasado ya los meses, creemos que aún es de utilidad e interesante.

TORMENTA EN UN VASO DE AGUA.

El domingo 10 de noviembre de 2002, concluyó la IV Exposición del Libro Católico en La Plata, a cuya inauguración asistió y habló el intendente de la capital bonaerense. Al promediar la feria los concejales platenses, en una reunión citada de urgencia aprobaron por unanimidad un decreto, al que dieron un inusitado despliegue periodístico, en el que “repudian” la exhibición en dicha Exposición del libro “El Kahal-Oro” de Hugo Wast, editado en 1935. Con tal motivo, el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, difundió una nota en la que, tras calificar al incidente de “pequeño alboroto municipal” y de “gaffe” a la actuación de los concejales, efectúa unas reflexiones al caso.


Texto completo

El domingo pasado culminó con éxito la IV Exposición del Libro Católico en La Plata. Cerca de veinticinco mil personas visitaron la muestra bibliográfica, contando entre ellas a cuatro mil quinientos escolares que, además de acercarse a la literatura destinada a su edad y condición para ejercitarse gozosamente en su uso, fueron protagonistas de diversas actividades culturales. El beneplácito general acompañó nuevamente a la edición ferial de este año, cuyo mérito no pudo ser amenguado por un pequeño alboroto municipal.

Los medios de comunicación, incluyendo algunos de orden nacional, se hicieron eco del repudio decretado por el Concejo Deliberante platense contra los novelas El Kahal y Oro, de Hugo Wast, expuestas junto a otras del mismo autor. No es la primera vez que la personalidad y la obra de Gustavo Martínez Zubiría –Hugo Wast es un anagrama de su nombre de pila– son objeto de impugnación. Para información de quienes no lo conocen recordemos que fue el más popular y difundido de los novelistas argentinos de su generación, miembro de número de la Academia Argentina de Letras y correspondiente de la Real Academia Española, director durante un cuarto de siglo de la Biblioteca Nacional, cuyo patrimonio logró triplicar, y fundador de su Hemeroteca; apuntemos también un rasgo que puede causar asombro: salió empobrecido de la función publica (O tempora, o mores!). Escribiendo en La Nación sobre la perennidad de Hugo Wast, decía en 1983 Martín Alberto Noel: “Tanto en su labor escrita como en su gestión de hombre de Estado, Martínez Zubiría volcó en favor de sus ideas y convicciones los bríos y la vehemencia de su honda fe religiosa. Algunos le reprocharon los desbordes de su prédica de polemista, las asperezas de su intransigencia. Cabe apuntar, en su defensa, que pertenecía a ese linaje de hombres ensalzados por Léon Bloy, en quienes la autenticidad del arrebato sin cálculos y la generosidad de la entrega a una causa justifican inclusive los circunstanciales errores. Porque, si incurrió en ellos, nunca cayó en cambio en ese pecado de tibieza, en esa ambigüedad e hibridez de conducta de ciertos oportunistas de todos los tiempos y lugares”.

Me permito sospechar que los “vecinos” denunciantes y los ediles que impusieron el sambenito de antisemita a El Kahal – Oro no pasaron del prólogo en su lectura del libro. Porque esta novela en dos tomos debe interpretarse; en realidad, como un elogio del auténtico judaísmo y expresa un conmovedor reconocimiento de la marca sagrada impresa por Dios en el pueblo que él eligió para preparar la aparición del Mesías y la redención de la humanidad. Ésta es la razón por la cual la obra, traducida a muchos idiomas, no pudo ser editada en la Alemania nazi: precisamente porque no profesaba el racismo antisemita. La versión alemana realizada por el Dr. J. Würschmidt debía ser impresa por la Holle & Co. Verlag, de Berlín; las tratativas demoraron varios años a causa de las objeciones interpuestas por las autoridades del Tercer Reich. En 1939 éstas comunicaron su veto inapelable argumentando que la novela ofrecía  un enfoque religioso del pueblo judío, lo cual –según la ideología nazi– constituía una falsificación, ya que no contemplaba al judaísmo como una cuestión de raza.

Se podría pensar, entonces, con todo respeto, que en el reciente episodio platense se ha cometido una gaffe. Pero lo inquietante es imaginar hasta dónde puede llegar nuestro Concejo en el ejercicio de su celo de desaprobación. Se me ocurre, ante todo, esbozar una duda. ¿Qué pasaría si un “vecino” recorriera las librerías de la ciudad anotando cuidadosamente los títulos en los que se blasfema de Dios, se hace mofa de los dogmas católicos, se calumnia y ataca a la Iglesia, y reclamara luego una declaración de repudio? Hablo de libros solamente, por no mencionar el desfogue de resentimiento, de odio y hasta de injurias obscenas con que se afrenta hoy al sacerdocio y al catolicismo argentino en tantos programas de televisión. ¿Estaría dispuesto el Concejo a socorrernos, siquiera con un gesto de compasiva simpatía, ante la discriminación que padecemos?

Si se trata de mirar de reojo algunos libros, puede provocar el “profundo desagrado” del cuerpo municipal la difusión y venta de nuestras Biblias, ya que en varias páginas del Nuevo Testamento se recogen expresiones tremendas de Jesús y de San Pablo contra los judíos de entonces, que alguien puede estimar como ofensivas. Para citar sólo otros pocos ejemplos, y en un orden y nivel muy diverso del señalado por el Libro de los libros, habría que expurgar las Obras Completas de nuestro gran Sarmiento, para arrancar las páginas en las que se ataca ferozmente y desprecia a gauchos e indios, y Borges debiera ser cubierto con el baldón eterno de discriminador, porque no se cansaba de afirmar que el peor error de los Estados Unidos ha sido educar a los negros.

El repudio expresado por los ediles platenses, aunque no pretenda “empañar –así lo dicen– un evento tan significativo “como Exposición del Libro Católico, constituye, según mi parecer, un peligroso desliz. Utilizo este último sustantivo con parsimonia, en su acepción de desacierto, de indiscreción involuntaria.

Pero el peligro existe. Hace unos años, en 1996, la Policía Federal, en ejecución de una orden judicial, secuestró en una librería porteña varias novelas de Hugo Wast. El diario La Nación reaccionó condignamente ante aquel atropello, y en su página editorial razonaba así: “Prohibir la circulación de una obra literaria –aun cuando se invoquen, como en este caso, disposiciones legales dictadas en nombre de la convivencia democrática y social– significa resucitar una de las prácticas preferidas de los sistemas totalitarios y es consagrar la intolerancia cultural en una de sus peores y más oscuras manifestaciones. El secuestro fue ordenado como consecuencia de una denuncia por violación a la ley que prohíbe la discriminación racial. Asombra que la autoridad judicial haya podido incurrir en una equivocación tan grave. Lo que la ley prohíbe es la discriminación que se traduce en actos, no la que pueda surgir de la propuesta ideológica o doctrinaria formulada en una publicación escrita. De lo contrario, se trataría de una ley inaceptable y decididamente inconstitucional, pues ningún legislador puede dictar leyes que vulneren las libertades de pensamiento y de expresión, sin las cuales no es concebible una república respetuosa del pluralismo político y de los derechos individuales”. El diario La Prensa, por su parte, calificaba aquel hecho penoso como “una muestra de inmadurez de quienes propiciaron la medida [...] y del magistrado que la decretó [...] y [manifestación] de la vigente inmadurez de la sociedad argentina para vivir en una democracia superior”.

Para no dramatizar excesivamente esta cuartilla, la concluyo con una anécdota. Un amigo judío, con quien me une una antigua y afectuosa relación, enterado del pequeño traspié sufrido por la Exposición –ampliado en desmesura por algunos “medios”–, me llamó para divertirse a mis expensas con oportunas chanzas sobre el caso. Y, finalmente, poniéndose serio me dijo, comprensivo: “No te preocupes, han desencadenado una tormenta en un vaso de agua”. Sus palabras de cordura me sugirieron el título para esta nota.


Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata

29/III/03

 

 

 S.E.R. Monseñor:

Hétor Aguer

Presente

Tengo el honor de dirigirme a Usted a fin de agradecerle muy especialmente su artículo "Tormenta en un vaso de agua", en donde defiende al siempre honorable y bien querido D. Gustavo Martínez Zubiría - Hugo Wast (+).

Opino personalmente que más que un "gaffe" fue producto de actuales sectores de la izquierda vernácula Oficial; que lamentablemente están realizando la "Obra" tal cual pergeño e instrumentó Marx y posteriormente sus fieles seguidores Lenin, Stalin y etcéteras herederos en la URSS y sus países satélites. ¿Hoy La Argentina?: "...Dos pasos adelante, uno hacia atrás". Y así nos está yendo en nuestra tan sufrida Patria.

Es claro que si uno hiciera públicas tales opiniones -como yo las hago -, se me tildaría de nazi, y como hoy estamos en una situación de  "totus revolutus", seguramente a alguno se le ocurrirá denunciarme por nazi, de atentar contra la democracia, que de democracia da mucho para hablar, puesto que en democracias reinan e imperan las libres ideas y opiniones. Menos acá. Puesto que acá parece que valen únicamente las izquierdas, centro izquierdas, progresistas, liberales, tibios, mediocres y cobardes. Que en definitiva son la misma cosa; puesto que las dos son ateas con sus distintos disfraces.

Pero como la tormenta del caos político actual es ya un hecho; y en estos temas mas vale un calabozo en defensa del honor de alguien como Hugo Wast que quedarme callado, me las juego y publico.

Y bien que se lo merece Hugo Wast. Por "La corbata celeste", "Juana Tabor" en donde el judío se convierte, ¿y los judíos no se lo perdonan?, "El desierto de piedra", "Valle negro", "La vida de Don Bosco", si mal no recuerdo su título original. En fin, es una historia que lleva más de dos mil años, que muchos judíos no aceptan cuando se los quiere convertir. Y ni hablar de poner un crucifijo en tales lares.

Pero no pretendo ser ni parecer un nazi, puesto que no lo soy y con muchos judíos me une una excelente amistad. Así en su momento se realizara un allanamiento en Huemul y se secuestraran todas sus obras. ¡Gran favor: se vendieron muchas más obras!.

En definitiva, creo que con su excelente artículo y con el lío armado en la exposición en La Plata, aumentaron las ventas de la obras de Hugo Wast. Gracias a Dios y a ellos mismos: legisladores brutos que metieron la pata en el momento equivocado.

"Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia".

Sócrates.

Le reitero mi especial agradecimiento y me despido con especiales Oraciones al Santísimo por Usted. Y también por quienes lo difamaron, porque nuevamente aumentaron, le reitero, las ventas de tan imperdibles obras.

 Me dio una gran dosis de Fe.

 Esteban Falcionelli

29/III/03

 

 

El Carisma de Tolkien.

José Luis Reyes.

En nuestra cultura occidental cristiana tenemos egregios artistas, literatos, teólogos, músicos que nos han hablado de Dios con su arte, con su carisma. En algún lugar escuché la siguiente frase: "Id y predicad a todas las naciones, y si es necesario hasta con las palabras". Lo que significa que todos los católicos debemos predicar con el ejemplo antes que con la palabra. Muchos hombres y mujeres han hablado de Dios sin necesidad de utilizar la palabra. Ahí está Miguel Ángel con su Capilla Sixtina y sus inigualables esculturas; Bach y sus composiciones musicales; Rafael y sus hermosos frescos. Entre los que han usado la palabra escrita dedicada al Creador tenemos a Miguel de Cervantes Saavedra, Sor Juana Inés de la Cruz, Alfonso Junco, Salvador Abascal Infante, el Papa Juan Pablo II y... Tolkien. Este último comienza a ser conocido entre el público que asiste al cine por las ya famosas películas de "El Señor de los Anillos". A muchos sorprende enterarse que este hijo de Inglaterra fue practicante católico y que pertenecer a la Iglesia de Roma le acarreó sufrimientos que lo marcaron. La obra literaria de Tolkien, aunque no lo parezca tiene una fuerte influencia católica. Los valores de los héroes que luchan contra la maldad representada por Sauron y el corrompido mago Saruman son cristianos.

Dejando a un lado los datos del nacimiento nos sumergimos en algunos puntos de su vida. J.R.R.Tolkien se convirtió al catolicismo al mismo tiempo que su madre Mabel y su hermano Hilary. Fue la influencia materna la que lo empujó suavemente, con amor, a unirse a los "papistas" como los apostrofan los ingleses anglicanos a los católicos. Mabel educada en el protestantismo contrajo matrimonio con Arthur Tolkien y vivió con él en Sudáfrica; la salud la obligó a volver a tierras inglesas con sus dos hijos en abril de 1895, para febrero de 1896 era viuda. Las familias Tolkien y Suffield decidieron ayudarla económicamente para que no sufriera estrecheces. Algo sucedió en alma de Mabel que, un día, en lugar de dirigirse a la iglesia anglicana acostumbrada caminó hacia una católica llamada St. Anne, ubicada en la calle Alcester cerca de Birmingham. Durante la primera mitad del año 1900 dedicó su tiempo a conocer la doctrina católica y en junio del mismo año fue recibida junto con su hermana en la Iglesia Católica Romana. Los Tolkien y Suffield reaccionaron considerando que su conversión era una falta gravísima, la ayuda financiera le fue retirada inmediatamente, pero la valiente viuda decidió educar a sus dos hijos como católicos. Dios permitió que la joven madre conociera al padre Francis Xavier Morgan que servía en el Oratorio de Birmingham, fundado por John Henry Newman. El sacerdote contribuyó mucho a la formación del famoso escritor y fue su apoyo moral y económico después de la muerte de Mabel a los 34 años. Tolkien escribió años después: "Debo estar agradecido principalmente al hecho de haber sido formado desde que tenía ocho años en una fe que me ha alimentado y que me ha enseñado todo lo que sé; y esto se lo debo a mi madre, que fue siempre fiel a la Iglesia Católica y que murió joven debido en buena parte a las incomodidades y privaciones de la pobreza resultante de su conversión". 

Después de terminar sus estudios universitarios en Oxford y de finalizada la Primera Guerra Mundial, J.R.R.Tolkien comenzó a escribir el libro de los Cuentos Perdidos conocido actualmente como el Silmarillion. En él relata la creación del universo y de la Tierra Media de la que el mismo Tolkien comentó: "La Tierra Media es nuestro mundo. He situado la acción en un período de la antigüedad imaginario por completo, en que la forma de las masas continentales era diferente."

Comenta Humprey Carpenter: "El Silmarillion es la obra de un hombre profundamente religioso. No contradice el cristianismo, sino que lo complementa. En la leyenda no se adora a Dios, pero Dios está allí, de forma más explícita en El Silmarillion que en su continuación, El Señor de los Anillos. El universo de Tolkien está regido por Dios, El Único." 

En septiembre de 1937 publicó El Hobbit y en la segunda mitad de 1938 comenzó a desarrollar el tema del anillo gobernante hallado por Bilbo Bolsón y que Frodo Bolsón debía llevar, con la ayuda del mago Gandalf, a los espantosos páramos de Mordor y arrojarlo en las grietas del monte del destino para destruirlo y así salvar a la Tierra Media de su maligno influjo. Es en 1954 cuando aparece en las librerías y su lectura conquista simpatías. 

Muchos quisieron hallar simbolismos cristianos en la obra y Tolkien reconoció en una carta enviada a un jesuita, el padre Robert Murray, que: "El Señor de los Anillos es fundamentalmente una obra religiosa y católica; al principio no era consciente, me fui dando cuenta durante la corrección. Esto explica el porqué no inserté, antes bien corté, prácticamente todo tipo de alusión a cosas como la religión, o bien a cultos y prácticas, en mi mundo imaginario. Porque el elemento religioso está enraizado en la historia y en el simbolismo. No obstante, dicho de esta manera parece muy trivial y más presuntuoso de lo que es en realidad. Ya que, para ser sinceros, conscientemente había programado muy poco: y debería estar sumamente agradecido por haber sido formado (desde que tenía ocho años) en una fe que me nutrió y que me enseñó lo poco que sé". 

La fama de Tolkien ha desbordado las fronteras y llegado a tierras mexicanas. El libro ya es conocido hasta por los adolescentes que descubren la hidalguía, la lealtad, el sacrificio heróico al recorrer sus páginas. Su savia revitaliza los espíritus huérfanos de ideales. Los jóvenes estudiantes ya reconocen a elfos, hobbits y orcos; ya hablan del valiente Aragorn y su amada Arwen; del humilde Frodo y del fiel Sam y de Gollum, triste personaje deformado por el anillo, que nos recuerda al pecador, siempre tratando de elegir dos caminos: el mal o el bien. La cultura católica ha dado un paso más en el campo de la literatura, ha demostrado que puede ganar multitudes.

31/I/03